Se ha aprobado, con enmiendas de todos los partidos del arco parlamentario de la Asamblea de Madrid. Consensuada por todos ellos, que no significa que por ello sea buena ni la mejor, ha salido la ley que, conforme a la situación política de la Comunidad de Madrid, ha podido salir.

Más política que útil por si misma

Más política que útil por si misma, esta ley no ha sido negociada con los sindicatos policiales, es más, parece que ha habido invitados de última hora, que, más que aportar, han legitimado sus carencias mediante su visión más “de aspirantes a traje” que “de portadores de uniforme”.

A todos ellos se han pasado por alto muchos aspectos, que, desde este colectivo, nos hubiese gustado que quedasen plasmados en la nueva Ley, pero, como todos sabemos, es una cuestión de fuerza y los sindicatos de clase ahí nos sacan ventaja, gracias a los privilegios que desde los distintos gobiernos se les han ido haciendo, sustentando el recíproco baile que todos conocemos ya.

No se nos escapan los intereses económicos en cuanto a formación y material que se revelan, también lo iremos viendo, un “pastel” que no pasará desapercibido a nadie.

Si bien, es de considerar el trabajo, preparación, dedicación, esfuerzo y desgaste que ha sido para los políticos al cargo de su desarrollo, también es digno de comentar que nace sin dar soluciones actuales a problemas del pasado y presente. Esto significa una carga importante para cualquier partido que coja el relevo en las siguientes elecciones Autonómicas y Municipales.

Academia, Segunda Actividad y BESCAM

Entre éstos, cabe destacar La Academia de Policía Local, la reglamentación de adecuación de la Segunda Actividad y la BESCAM. Cuestiones que, aunque de muy distinto trasfondo, calado y afección al colectivo de Policías Locales, no por ello dejan de ser muy importantes cada una de ellas por sí mismas. A las cuales no se les da una solución y se las prolongan hacia un futuro dudoso.

La Academia, por sí misma, necesitaría rellenar bastantes documentos para intentar alcanzar a ver lo beneficiosa que podría ser, de ser bien llevada, o lo perjudicial para el colectivo policial de llevarse mal. Como es otra de las cuestiones que quedan en el aire, se dirige más a la no influencia o influencia negativa que a la positiva. Se observa un espíritu en la Comunidad y en el Estado para que el tema de formación de las Policías Locales sea impartido y controlado por este último.

el Acuerdo (de Puestos no Operativos) logrado en Madrid es aplicado por su ayuntamiento más para arañar unos cuantos complementos de nocturnidad…

Acerca de la Segunda Actividad, difícil tema, viendo que el Acuerdo logrado en Madrid es aplicado por su ayuntamiento más para arañar unos cuantos complementos de nocturnidad y así tener más margen para “sus proyectos” que para cumplirlo de forma ortodoxa y justa, procurando un período de tiempo “pre-jubilación” para desarrollar tareas burocráticas, técnicas y de valor añadido para Compañeras y Compañeros que tienen una experiencia valiosísima. En esto estamos ya curados de espanto, y valorando acciones judiciales, sobran más comentarios.

La Ley no soluciona el tema BESCAM

A criterio de este sindicato, en lo referente a las BESCAM, la ley no soluciona el problema, que, a día de hoy, sólo está resuelto hasta el 31 de diciembre de 2019, dejando una posibilidad de prórroga hasta el 31 de diciembre de 2020, por lo que se trata de una medida electoral evitando el conflicto en el año 2019 y trasladándolo para después de las elecciones del próximo 26 de mayo de 2019 a la Comunidad de Madrid, ayuntamientos y Elecciones Europeas.

La subida al nivel C1 significa la adecuación de las Policías locales al Bachiller. Comunidades Autónomas de menor visión internacional desde hace años tienen el citado nivel. Con la anterior ley nos tenían “esclavos de incultura”. En la actualidad se abre la puerta del movimiento, voluntario, del Policía Local de la Comunidad de Madrid, a toda la extensión del Estado. Sólo una sombra, el idioma extranjero, se le debería haber dado más importancia, siempre desde la formación y el incentivo. Madrid es una Comunidad de una gran afluencia turística.

Pero, ojo, más allá de esos conceptos estrella como los novedosos y rimbombantes nombres de las categorías superiores y de la adscripción de los nuevos ingresos al grupo C1, los que a día de hoy son Policías y no tienen el bachillerato siguen adscritos al subgrupo C2 “a extinguir”

“C2 unos y C1 otros” una “chapuza”, de no articularse bien y dar una solución satisfactoria al problema ahora creado con la redacción de esta Ley..

Una cara mucho más oscura y de delicado desarrollo, ya que, con las mismas funciones y rango jerárquico habrá Policías con sueldos diferentes, incluso, se puede dar, más veces de las que imaginamos, un responsable de binomio con grupo C2 “a extinguir” acompañado de su Compañero con un C1, una “chapuza”, de no articularse bien y dar una solución satisfactoria al problema ahora creado con la redacción de esta Ley.

Ante esto, creemos que se podía haber establecido una dispensa de convalidación por años de servicio o similar, homogeneizando automáticamente a todos los Policías, sin tener que entrar en zonas pantanosas que no benefician nada. Veremos si con el desarrollo reglamentario que deben hacer con posterioridad, se salva este grave agravio, pero el tiempo nos lo dirá.

diferencias retributivas que se pueden originar, pero con las mismas obligaciones y el mismo rango…

En definitiva, es una ley que era necesaria, aunque sólo fuera por continuar la ola de nuevas Leyes de Coordinación que se han venido aprobando en otras Comunidades, pero no satisface los requerimientos que desde el colectivo de policía veníamos reivindicando y crea una grave situación de agravio en lo referente a las categorías por estudios “C2 unos y C1 otros” con las diferencias retributivas que se pueden originar, pero con las mismas obligaciones y el mismo rango, impidiendo a un gran número de efectivos de la policía poder realizar procesos de ascenso en caso de no poseer la titulación académica que cuando entraron no existía.

Otro cambio importante que afecta al colectivo, son las nuevas competencias que ampara más allá de protocolos aislados municipios-Estado, como, por ejemplo, la elaboración de atestados por siniestros laborales, protección de víctimas de violencia de género, etc.

Destacar el art 31 de la ley, colaboración entre municipios, donde de forma eventual se podrá prestar servicio en casos y situaciones especiales.

Otro de los cambios con mayor relevancia, es el referente a las bases de selección, donde las prácticas pasan a ser de 6 meses, el curso o periodo lectivo de 625 horas y se exigirá idiomas ” inglés “.

En lo referente al marco disciplinario, es de aplicación directa la LO 4/2010 de régimen disciplinario del Cuerpo Nacional de Policía.

Lo dicho, veremos el desarrollo y os mantendremos informados, siempre desde un punto de vista crítico y constructivo.

PARTICIPA!!!