.

LA PERMISIVIDAD DE LA DIRECCIÓN GENERAL QUIEBRA EL DERECHO AL CONCURSO DE PLAZAS PÚBLICO E IGUALITARIO DE LA PLANTILLA

En los últimos días, hemos asistido a un ejercicio de “dedismo” –lo que algunos llamarían “golfada”- por parte del responsable policial de la Unidad de Hortaleza a la hora de la adscripción arbitraria e irregular de un total de 15 componentes a la citada unidad, dando una nueva dimensión a la expresión “en patera” para convertirla en “modo trasatlántico”.

Esta reprochable actuación, obviando cualquier resolución reglamentaria al respecto, quiebra el derecho al concurso de plazas público e igualitario entre toda la plantilla y vulnera a su vez el procedimiento legalmente establecido de conciliación, materia muy incómoda para aquellos que gustan de adoptar decisiones unilaterales pero que ha sido santo y seña de los sindicatos aquí representados en cuanto a protección de los derechos que asisten a todos los componentes del cuerpo.

A la hora de buscar equidad y derecho a la libre concurrencia en la cobertura de tales vacantes, hay que recurrir a la ayuda de espeleólogos. Aquí han primado los designios nominales de un mando que parecen haber sintonizado (suponemos que casualmente) con una cierta afiliación sindical de muchos de “los afortunados”, dando lugar a una vergonzante concurrencia de intereses que habla mucho y mal de todos los implicados en este turbio episodio.

La permisibilidad de estos juegos de nepotismo supone deslegitimar y vaciar de contenido el actual acuerdo de conciliación así como violentar los derechos de todos los compañeros y compañeras que se ven privados de oportunidades para competir en condiciones de igualdad, por lo cual los sindicatos aquí representados se reservan el derecho de adoptar todas las medidas necesarias para la denuncia y/o reversión de los hechos acaecidos y que se aplique la legalidad vigente en materia de adscripciones y conciliación.

Madrid, 20 de enero de 2020

.

.